Por qué guardar el agua de cocción de la pasta

Compartir en:


Normalmente cuando cocemos la pasta, la escurrimos en la pila de fregar los platos y dejamos que el agua de cocción se vaya por el desagüe.

Pero hay un truco de los chefs italianos todos debemos saber: si se guarda después de colar la pasta,  se puede agregar un poco de ese agua a la salsa que se esté preparando (pesto, boloñesa, carbonara…).

Si se añade un poco del agua de cocción de la pasta a la salsa, se obtendrá una textura más sedosa.
El resultado será una pasta más sedosa -por el almidón de ese agua que se añade- y más sabrosa -por el extra de sal del agua-.

No hay que pasarse con el agua que se agrega: basta con guardar la cantidad de una taza, dependiendo del tipo de salsa de la que se trate.

Recordar que el almidón del agua de cocción es espesante, y por lo tanto te puede resultar útil si  una salsa ha quedado demasiado líquida.

print


Compartir en: